fbpx
rx2center medicina deportiva

Cuando la fisioterapia marca la diferencia: claves para una recuperación de LCA exitosa

cuando la fisioterapia

La lesión del ligamento cruzado anterior (LCA) ocurre frecuentemente en deportes que involucran cambios de dirección, deceleraciones rápidas e inesperadas o aterrizajes monopodales cómo el fútbol, esquí, baloncesto, balonmano, etc. El mecanismo lesional más frecuente es cuando el pie está en contacto con el suelo y se produce un movimiento de valgo de rodilla. Además, la lesión de LCA suele ir asociada a lesiones de menisco, cartílago articular y ligamento colateral medial (LCM).

La lesión completa de LCA requiere de intervención quirúrgica para poder continuar con la práctica de deportes que impliquen cambio de dirección. ¿Pero, cuándo debes acudir a un fisioterapeuta? En realidad, la recuperación empieza mucho antes de lo que te puedas imaginar y desde RX2 te contamos las claves para que sepas cuando la fisioterapia se convierte en un elemento clave para las lesiones de LCA.

Pre-operatorio

Empezar la rehabilitación antes de la operación acortará los tiempos de recuperación post cirugía. El objetivo en esta fase es simple, pero no por ello menos importante. La labor del fisioterapeuta es asegurar que el deportista llegue a la cirugía en las mejores condiciones físicas, con la menor pérdida muscular posible y el rango de movimiento completo. Esto es necesario porque después de la cirugía se produce una inmovilización y, en consecuencia, una atrofia de la musculatura.

Movilización temprana

Inmediatamente después de la cirugía, la clave para acelerar la recuperación es la movilización temprana de la rodilla intervenida. El dolor, inflamación e inmovilización tras una operación derivan en atrofia, inhibición muscular y pérdida de rangos articulares. Para evitarlo, es esencial empezar con ejercicios sencillos de activación de la musculatura, siempre respetando los tiempos de recuperación biológicos.

cuando la fisioterapia

Inicio de la rehabilitación

Una vez dada el alta hospitalaria, la rehabilitación irá encaminada a mejorar los efectos secundarios asociados a una intervención quirúrgica. El fisioterapeuta se asegurará de que el deportista empiece la recuperación en condiciones seguras. En esta fase, el dolor y la inflamación se abordan con especial interés, ya que la presencia de estos impide trabajar el resto de los objetivos de manera extensa. La recuperación de rangos articulares van primero dirigidos a la ganancia de la extensión completa de rodilla para posteriormente, cuando la plastia lo permita, ganar la flexión de rodilla.

Recuperación completa de movilidad articular y musculatura

Con la ayuda del fisioterapeuta, se trabaja sobre la movilidad articular, propiocepción, musculatura y reeducación de la marcha. Todo esto, a través de técnicas de movilización y ejercicio planificado, atendiendo tanto a factores biológicos como psicosociales. Este es un periodo clave, cuando la fisioterapia se convierte en el mejor aliado de los atletas que quieren recuperar su rendimiento previo a la lesión. Los objetivos son, entre otros, alcanzar una movilidad articular completa y desarrollar una masa muscular equivalente a la pierna no lesionada, alcanzando un nivel de asimetría siempre menor al 10%.

Regreso al campo de juego

Antes de volver a los entrenamientos, el deportista, debe recuperar los niveles de fuerza, reactividad, control neuromuscular y resistencia a la fatiga óptimos para evitar recidivas. Es importante también trabajar el miedo a la lesión, tan persistente en muchos atletas. Una vez el deportista alcance los niveles necesarios y la plastia haya cicatrizado para resistir movimientos forzosos, el deportista podrá volver a la práctica deportiva de manera progresiva.

Ven a visitarnos a nuestro centro de la Finca en Pozuelo de Alarcón, Madrid. En RX2 Center valoraremos tu caso y maximizaremos tu potencial.

¿Quieres saber más sobre fisioterapia? ¡Quédate en nuestro blog!

Compártenos:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Similares

Otras noticias